¿El fin del marketing digital como lo conocimos? Por Hernán Litvac

Hernan Litvac Cofundador ICOMMKT“La neutralidad de la red es una premisa básica para garantizar la democratización de los contenidos en la web ”Hernán Litvac, cofundador de ICOMMKT.

 

¿Este tema tiene incidencia en Argentina y otros países de la región?

Sí, por tres razones principales: porque muchas compañías  locales tienen sus servers ubicados en Estados Unidos, también porque –como opinó Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de Internet (Cabase)-,”hoy tenemos la ley Argentina Digital que explícitamente habla de la neutralidad de la red (…); pero creo que estos movimientos con el tiempo se expanden al resto del mundo. No veo un cambio en el corto plazo, pero la tendencia puede venir”. Y  en tercer lugar, aunque la ley local pro-neutralidad existe, en los hechos ya se está incumpliendo: las compañías telefónicas ofrecen servicios de mensajería bonificados en desmedro de otros competidores, con lo cual cometen una clara infracción.“La neutralidad de la red es una de las premisas básicas para garantizar la democratización del contenido en internet. Es lo que permite que ningún operador o proveedor de servicios pueda priorizar un bit en relación a otro y genera condiciones de igualdad en los contenidos. De no existir esto, un proveedor de servicios de conectividad podría priorizar la velocidad de Netflix en contraposición a otro o viceversa; o que Facebook sea más lento que Google, o en el peor de los casos bloquear algún servicio” comenta Hernán Litvac, vicepresidente de AMDIA y cofundador de ICOMMKT, ante la consulta de BRANDS.

“Ya hace algún tiempo estamos viviendo en un mundo donde internet se va cerrando de a poco: son pocas compañías las que se están quedando (por decisión de los propios usuarios consumidores y por el efecto de red) con las preferencias de búsquedas, de contenidos de video, de búsqueda de productos para ecommerce, etc. Con el fin de la neutralidad de la red, esto ahora pasará a estar en manos de las compañías o los gobiernos, y en un segundo plano de nosotros como usuarios. Definitivamente mi posición es a favor de la neutralidad de la red”, concluye Litvac.

Un cambio radical de todo el escenario digital

Este fenómeno de una próxima “internet cerrada” (o por lo menos, abierta a quienes puedan pagar por ella) también es señalado por analistas globales de la industria: “en un futuro cercano, este problema afectará tanto a los consumidores como a las empresas más pequeñas. El entorno digital de hoy permite que una startup o marcas más chicas compitan por la atención sin necesidad de pagar para participar de esta competencia. Es lo que hace que todo el marketing de internet y la industria de SEO funcionen”, señaló Russell Burnett en la revista Forbes.

Esta situación potencialmente puede modificar todo el ecosistema digital que hoy conocemos. Si hubiera que pagar para acceder a Google, ¿qué pasaría con el volumen de tráfico que hoy tiene el buscador?

Lo mismo ocurriría con YouTube si empezara a ser de acceso pago. Si cada compañía telefónica decidiera cobrar un adicional para acceder a Netflix, ¿cuántas suscripciones se darían de baja? La empresa Comcast, que provee conectividad, es dueña de  la cadena NBC Universal y AT&T acaba de comprar Time Warner: en las nuevas condiciones, suena lógico que ofrezcan acceso libre a sus contenidos y bloqueen, entorpezcan –o cobren un plus- para dar acceso a los de su competencia.

Para el marketing, que competía por estrategia y generaba tráfico por creatividad, puede ser un golpe demoledor. Como señala el consultor Rand Fishkin, esto también causaría problemas con las empresas, porque la ausencia de neutralidad de red eliminaría totalmente el juego equitativo que existe actualmente online.

Hasta hoy, simplemente registrando un sitio web, las empresas se ponían técnicamente en el mismo campo de juego con gigantes como Microsoft y Amazon, porque es el mismo acceso a internet. Si una empresa sabe que siempre será un player de bajo nivel porque no puede competir con el nivel de inversión que esos gigantes pueden otorgarle a sus portales, significa que habrá menos jugadores y menos competencia.

La inversión en marketing –esa que permite competir creativamente para atraer interesados y ganarle ventas a cualquier competidor sin importar su dimensión- caerá en picada o desaparecerá, porque dejará de tener sentido.

Para muchos, la neutralidad de internet es una cuestión de libertad de expresión; para el marketing, también se trata del futuro de su negocio.

 

FUENTE: BRANDS & MARKETING, 22/06/2018.

Comments are closed.

© 2018 ICOMMKT — Powered by WordPress

Theme by Anders NorenUp ↑